Prohibido correr

Viernes, 18 de Agosto de 2017 17:00

Dos países limitan la práctica del running "por motivos de seguridad" 

Mucho se habla del boom del running. Un fenómeno global, el deporte más asequible, la forma más barata de extender la salud… Sin embargo hay lugares en los que correr está prohibido.

Cualquier apasionado de la carrera a pie ha fijado alguna vez su vista en África para preguntarse por qué sus atletas no corren, sino que vuelan. Pero en el corazón del continente, en Burundi, está prohibido correr desde 2014. En marzo de aquel año, el dictador Pierre Nkurunziza prohibió correr para evitar que sus opositores políticos se manifestasen en carreras populares o usasen los entrenamientos como forma de conspirar contra el poder. De paso, encarceló a los miembros del Movimiento Solidaridad y Democracia por promover maratones para reunir a posibles simpatizantes.

Antes, durante una década, Burundi había albergado un fenómeno único: movimientos protagonizados por miles de personas que salían a las calles a cantar, socializar y muchas veces a protestar contra el dictador de la nación. Así que para evitar protestas contra su dictadura, Nkurunziza firmó una orden que equipara correr sin autorización previa a un acto de guerra. Hay un reportaje muy interesante en la revista Outside.

Algo parecido sucede en Sierra Leona. Una noticia publicada en The Guardian, informa de que el pasado 27 de julio entró en vigor una medida que prohíbe correr en el país de África Occidental. 

El gobierno aduce razones de seguridad y circulación. Dicen que quienes corren complican la circulación de vehículos y peatones y que además correr fomenta los robos y provoca molestias a los vecinos. Esa es la explicación oficial, pero todo apunta a que en realidad hay una motivación política. Recientemente, grupos opositores habían organizado eventos con concentraciones de corredores que lucían camisetas alusivas a partidos de la oposición.

Puede que estas medidas nos parezcan lejanas. Pero África no las tiene en exclusiva. En el borrador de la última Ley de Seguridad Ciudadana de España se incluyó la prohibición de realizar actos o actividades deportivas en espacios públicos no habilitados para ello. Las multas iban desde los 100 hasta los 1.000 euros.

Así que salir corriendo desde la puerta de casa, podría haberte costado más que la inscripción al maratón de Nueva York. Afortunadamente la medida fue retirada del texto definitivo de la Ley y correr en España es libre.

IMAGEN: Fotomontaje


Únete para recibir nuestros destacados